EL IMPACTO DE LAS MASCARILLAS EN EL DESARROLLO DEL LENGUAJE

FUENTES: Ceivalencia, Televisión Canaria, Youtube.

La crisis del COVID-19 ha supuesto un punto de inflexión en muchos ámbitos de la sociedad, especialmente en cómo nos relacionamos con los/as demás. 

Los cambios y medidas que hemos adoptado para asegurar el máximo control de la pandemia (rutinas de higiene, mantenimiento de la distancia social y uso de mascarillas, entre otros) ha influido en nuestra manera de comportarnos y comunicarnos. 

Esta situación ha hecho que parte de nuestro lenguaje corporal esté limitado: mascarilla que nos tapan la mitad del rostro y distancia social, con lo que la interacción y relaciones sociales se han visto mermadas. La comunicación no verbal que proviene de la expresión facial es la gran afectada. 

Una situación vivida hace unas semanas, hizo que me diese cuenta del gran impacto que tienen las mascarillas en la comunicación, sobretodo para los más pequeños, ya que el lenguaje corporal y la imitación tiene una influencia directa en su desarrollo y aprendizaje. 

Cuando los/as profesionales conocemos a un/a nuevo/a alumno/a, las primeras sesiones se dedican a crear un vínculo fuerte, armónico y de confianza, donde los/as especialistas se convierte en una persona muy importante en la vida del niño o de la niña y de su familia. 

Era nuestro primer contacto y, aunque la sesión estaba siendo fluida y divertida, el pequeño se mostraba un poco distante. Faltaba esa conexión que sientes cuando miras a alguien por primera vez y haces ese pequeño escaneo que tanta información nos aporta: miradas cómplices, sonrisas que calman, o muecas que nos hacen reír o tranquilizan. En ese pequeño instante se producen conexiones emocionales y la confianza empieza a fraguar. 

Cuando pude descubrirme la cara (utilizando la pantalla protectora y la distancia social), su reacción fue increíble. Sonrió, señaló mi sonrisa y la devolvió con una gran carcajada. 

Esta situación debe hacernos reflexionar… La situación nos ha dejado pequeños muros; muros que los niños con dificultades en su desarrollo, o lenguaje, necesitan un extra para aliviar el impacto de tenerlo delante. 

Por ello, es importante saber qué es la expresión corporal, cómo influyen las mascarillas en el desarrollo del lenguaje de los más pequeños y qué podemos hacer para reducir este impacto. 

EL LENGUAJE NO VERBAL. MÁS ALLÁ DE LAS PALABRAS.

Las personas conectamos, además de con las palabras,  con nuestro cuerpo. 

El lenguaje corporal es una de las formas más básicas para la comunicación no verbal. En torno al 93% de la comunicación es no verbal, con lo que una correcta interpretación y desarrollo de ésta es fundamental. La forma en que nos comuniquemos con nuestro cuerpo es muy importante, ya que aporta al receptor/a información sobre nosotros/a y sobre lo que queremos expresar (emociones, estado anímico…) y aumenta la comprensión de muchas funciones de la comunicación. 

Existe tres tipos de comunicación no verbal: 

  • Kinesia: Son los movimientos del cuerpo (expresiones faciales, cruzar las piernas, morderse las uñas…) 
  • Proxémica: Es la distancia que se deja respecto a la otra persona (íntima, social, pública). 
  • Paralingüística: Son los gestos o señales relacionados con la construcción del lenguaje (auditivos, táctiles o visuales). 

Todos estos tipos de expresión no verbal se han visto minimizados. Nuestras sonrisas, el contacto físico y las relaciones sociales son grandes cómplices de nuestra forma de comunicarnos. 

¿CÓMO INLFUYEN LAS MASCARILLAS EN EL DESARROLLO DEL LENGUAJE DE LOS/AS NIÑOS/AS?

El uso de las mascarillas nos priva de mucha información no verbal. Hemos tenido que aprender a sonreír con la mirada. Nuestros ojos han aprendido a expresar más cosas que nunca, pero esa lectura en los/as niños/as más pequeños/as se complica. 

Por otro lado, la distorsión del sonido que produce la mascarilla hace que a veces el mensaje no se entienda bien, por lo que la comprensión también se ve afectada. 

Los niños aprenden los sonidos a través del oído y de la vista. El cerebro también construye sonidos a partir de la posición de los movimientos de la boca. Por tanto, la adquisición de los sonidos del habla es un proceso que se ha visto afectado en gran medida. 

Esto en niños/as con trastornos del lenguaje o retrasos del habla es una gran barrera, puesto que, uno de los principales canales de información está oculto. 

Otra área dañada está siendo la voz. Las mascarillas absorben parte del sonido que emitimos y esto hace que tengamos que elevar la voz.

¿QUÉ PODEMOS HACER PARA REDUCIR EL IMPACTO DE LAS MASCARILLAS EN EL LENGUAJE?

El uso de las mascarillas es obligatorio como indican las autoridades sanitarias, y es necesario que cumplamos con las medidas recomendadas para cuidarnos y cuidar a los demás. Pero debemos tener en cuenta las consecuencias que tiene su uso, para hacer que el desarrollo del lenguaje de los/as más pequeños/as no se vea afectado o poder atender a las limitaciones.

  • Compensar con el cuerpo lo que la cara no puede expresar, por ejemplo: «¡Que bien!», lo podemos acompañar levantando los brazos, aplaudiendo y poniéndole más énfasis a las expresiones, así como exagerar la entonación de las preguntas o exclamaciones. 
  • Añadir más gestos a lo que se dice, esto aumentará la comprensión; por ejemplo: «Vamos a comer», incluimos el gesto de comer. «¿Jugamos a los coches?», simulamos el movimiento del volante.
  • Apoyar la enseñanza con estímulos visuales, (pictogramas, dibujos, señales). Además de aumentar la comprensión, estimulamos el repertorio léxico y favorece la atención de los más pequeños.

La sonrisa es uno de los primeros estímulos que el niño o la niña recibe desde su nacimiento, le dará pistas para comprender cómo está su entorno. Ahora, los/as niños/as y los/as adultos/as estamos privados de esos gestos y abrazos que tanto nos conectan, pero no por ello podemos dejar que los más pequeños sientan el vacío de una buena sonrisa y un buen abrazo.

La tarea de enseñar el lenguaje a los escolares se ha visto perjudicada por el uso de las mascarillas, que han impedido ver los labios y las expresiones de la cara

Informa:P. Santana / A. Pérez / V. Hdez. / G. Marrero

Las mascarillas han impedido trabajar el desarrollo del lenguaje de manera eficaz. De hecho, han retrasado el aprendizaje de muchos escolares. Por eso, según los expertos, su retirada va a suponer el aprendizaje «total, global e integral», dicen los logopedas.

Llevar la boca tapada ha impedido ver los labios a la hora de hablar e incluso ha dificultado la escucha. En la adquisición del lenguaje entran en juego varios factores, y a esto hay que sumarle otros problemas asociados que han reflejado los más pequeños durante el confinamiento.

Los psicopedagogos advierten que al tener la cara medio tapada con las mascarillas, los niños se asustan y se retraen. «El tapabocas ha dificultado mucho llegar a los más pequeños, conocerlos y que conecten contigo», dicen.

Los padres reconocen que no tener la boca tapada va a ser una ventaja, porque podrán leer todos los gestos de la cara, los labios y las expresiones.

En muchos casos el rendimiento escolar también ha bajado. Para recuperar los hábitos o incluso adquirirlos, lo mejor es acudir cuanto antes a un profesional.

Por todo esto, desde el STEC-IC, se insiste en la necesidad de bajar las ratios en todas las aulas y además, su correspondiente aumento de plantilla docente. Es vital para los centros educativos públicos de Canarias que nuestra Administración Educativa invierta en recursos humanos y materiales, para de esta forma cumplir lo estipulado en la Ley Canaria de Educación, sino, poco o nada podremos avanzar al respecto.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s